Cuida tu peso semana a semana

  1. Desayuna todas las mañanas
  2. Haz ejercicio regularmente, mínimo 3 veces por semana
  3. Lleva contigo fruta, barritas o algún snack saludable para los ataques de hambre
  4. No dejes que la comida se convierta en un satisfactor emocional, piensa dos veces si en verdad estás hambrienta
  5. No te niegues a los antojos, pero reduce las porciones

Durante el embarazo la alimentación tiene mucha importancia porque requieres de mayor número de nutrimentos que aseguren el crecimiento y buen desarrollo de tu bebé. El secreto es llevar una alimentación equilibrada para darle a tu bebé los nutrientes necesarios y también para evitar algunos malestares como el estreñimiento, el sobrepeso, la anemia, la descalcificación, etc.

Recuerda siempre desayunar, ya que es la comida más importante del día, además si estás en el primer trimestre podrás evitar las náuseas. La alimentación balanceada requiere de colaciones y durante el embarazo cobran mayor importancia porque tu organismo se comporta de una manera diferente y es posible que tengas más hambre, para ello lleva siempre una fruta, un yogur o algún producto integral.

El ejercicio es muy bueno durante el embarazo, porque además de que te mantiene en forma también contribuye a evitar el estreñimiento que es una de las quejas constantes. El ejercicio es moderado, incluso hay rutinas especiales para mujeres embarazadas que son muy seguras.

Los cambios hormonales harán de tu salud emocional una verdadera rueda de la fortuna, y muchas mujeres los tratan de “solucionar” comiendo, pero recuerda que tu bebé no requiere de una doble ración de pastel de chocolate; en realidad los pequeños se alimentan de los nutrientes que lleva la sangre así que elige comida rica en vitaminas, minerales y proteínas. Si tienes deseo de comer analiza si efectivamente es hambre, ya que una persona hambrienta se come cualquier alimento, así sea una zanahoria o una lechuga, pero si consideras que sólo las galletas, o una pizza te quitarán el “hambre” entonces debes considerarlo como un antojo.

Los antojos son comunes durante la gestación, y para saciarlos es mejor consumir porciones pequeñas del pastel que tanto se te antoja.

Recuerda incluir durante tu alimentación grasas, de preferencia de origen vegetal y de manera moderada. Para cumplir con las proteínas elige cortes magros, no necesitas de la grasita de la carne. Los carbohidratos también son necesarios pero te recomendamos consumirlos en su versión integral, que te ayudarán a mejorar la digestión por la cantidad de fibra que contienen. No olvides consumir frutas y verduras en mayor cantidad, ya que son ricas en nutrientes que efectivamente son muy funcionales para ti y tu bebé.

 

Author: Adriana

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>