Belleza saludable y sin riesgos

Durante el embarazo, las hormonas empezarán a trabajar de más, y en muchas ocasiones afectarán tu estado de ánimo y en otras, tu aspecto físico, por ejemplo tu piel, apareciendo manchas, estrías, piel seca en algunas zonas o muy grasa en otras. También el cabello en muchas mujeres puede lucir hermoso y sedoso, pero en otras luce quebradizo, seco o se cae fácilmente.  Además, si eres una fan total y absoluta de ir al spa o los tratamientos de belleza, debes leer este artículo antes de acudir a un centro estético, ya que algunos tratamientos estéticos pueden ser peligrosos para tui y tu bebé.

Algunas mujeres con problemas de acné antes del embarazo en algunos casos sienten que éste empeora y en otros, mejora considerablemente, y en otros casos aparece en el embarazo, todo esto se debe a que las hormonas estimulan las glándulas sebáceas de la piel. Algunos tratamientos contra el acné contienen unos activos que pueden ser peligrosos en el embarazo como el Retin-A, Differin y Tazorac, los cuales pueden provocar defectos de nacimiento. Lo mejor es limpiarte la cara todas las noches dos veces al día y consultar a un dermatólgo certificado para que sea él quien te de la solución, sabiendo de antemano, que estás embarazada.

Por otro lado, los tratamientos anti-edad como el famoso Botox, Retin A o la vitamina A pueden ser peligrosos ya que aunque se inyectan en pequeñas cantidades, lo recomendable es esperar hasta después del parto y la lactancia, ya que su seguridad no está comprobada en esta etapa.

Otro de los estragos que las hormonas -en particular la progesterona-, que hacen en tu piel es la salida de más vello de lo normal, y aunque la depilación parece ser la solución, cualquier tratamiento para quitar el vello y que se aplique en la piel, es peligroso ya que se absorbe y puede afectar al desarrollo del pequeño. Lo mejor es recurrir al rastrillo y rasuradoras eléctricas.

Si eres fan de los masajes, es importante que sepas que algunos puntos de reflexología, pueden estimular puntos que desencadenen contracciones, aunque en algunos centros especializados te ofrecen masajes especiales para embarazadas, consulta un centro certificado. Además, es importante saber que algunos aceites que se emplean en los masajes están prohibidos en el embarazo, pero otros son totalmente seguros como el de rosa mosqueta, de almendras dulces, jojoba y avellana; y los prohibidos son como el de salvia, cedro, romero, palma rosa, menta, poleo, clavo, canela o tratamientos a base de soya no son recomendables, estos tratamientos usados contra los efectos de la menopausia y  hasta contra la resequedad vaginal, por contener hormonas de plantas.

Y finalmente, los envolventes, principalmente de lodo, ya que los tratamientos con lodo, algas marinas, vendas, temazcales, etc. aumentan la temperatura corporal, y tienes el riesgo de deshidratarte y hasta desmayarte.

Author: Adriana

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>